La biela-manivela nos permite convertir el movimiento giratorio continuo de un eje en uno lineal alternativo en el pie de la biela. También permite el proceso contrario: transformar un movimiento lineal alternativo del pie de biela en uno giratorio continuo en el eje al que está conectada la manivela, aunque para esto tienen que introducirse ligeras modificaciones que permitan aumentar la inercia de giro. Tiene su principal aplicación en motores de combustión interna (Coches, motos, segadoras...) donde la explosión producida por la gasolina desplaza un pistón que se transforma en movimiento circular mediante este mecanismo. Otro ejemplo común es en los antiguos trenes a vapor, en los cuales se aprecia como mediante un mecanismo biela-manivela se logra el movimiento de las ruedas del tren.